Historia de la electroestimulación

Hoy en día los electroestimuladores son unos dispositivos portátiles, manejables y que ofrecen muy buenos resultados. Pero y si te dijéramos que la estimulación eléctrica se remonta al antiguo Egipto (alrededor del 2500 aC). De hecho, estas evidencias se encuentran grabada en tablas de piedra. Usaban las descargas eléctricas producidas por peces eléctricos para aliviar el dolor. Este proceso también se utilizó en la época de Sócrates para aliviar el dolor de artritis y los dolores de cabeza.

Electroestimulación en el siglo XVIII

En 1748, el físico suizo Jean Jallabert realizó las primeras pruebas concluyentes en un paciente paralizado de un brazo. Para ello, utilizó un generador de electricidad estática y curando a su paciente. Posteriormente, el médico y físico Jean-Paul Marat desarrolló un gran interés por la electroterapia. Para aliviar el dolor de sus pacientes, los somete a sesiones de descargas eléctricas (¡bastante más radical de lo que conocemos por electroestimulación!).

Sin embargo, fue Luigi Galvani en 1791 (médico y físico italiano) quien consiguió la primera prueba científica de que la corriente puede activar los músculos. A finales de la década de 1770 se interesó por primera vez en la terapia mediante electricidad. Luego, multiplicó los experimentos con ranas aplicando electricidad directamente a los nervios. Alessandro Volta (inventor de la primera batería eléctrica) dijo del descubrimiento de Galvani que fue «una de las más bellas y sorprendentes, y el germen de muchas otras».

A mediados del siglo XIX, Christian Bischoff (profesor alemán de farmacología) introduce por primera vez en el mundo de la medicina moderna los procesos eléctricos con fines terapéuticos. En ese momento, se usaron electrodos de plata.

Acuñando el término

En 1838, Michael Faraday acuñó la palabra (en inglés) «electrode» después del griego antiguo, fusionando «elektron» (ámbar, del cual Gilbert formó electricidad) y «odos» (recorrido o trayectoria).

Regresamos a Francia, con el neurólogo G. Duchenne de Boulogne. Fundador de la propia neurología y uno de los referentes de su tiempo. Dedico gran parte de sus experimentos al uso de corriente alterna en el cuerpo humano, más concretamente en el rostro. En 1848, el Dr. Duchenne observó un aumento de la masa muscular en los brazos de varios pacientes. Su experimento se basó en el uso de electricidad de inducción durante 10 minutos, varias veces a la semana.

Al mismo tiempo, la Salpêtrière (hospital de Paris) fue adquiriendo cada vez más equipos relacionados con la electricidad en un entorno terapéutico. La primera sala de electroterapia se inauguró en 1880 y la gestión fue confiada al Dr. R. Vigouroux. Por tanto, el entusiasmo fue aumentando. El Dr. Jacques A. D’Arsonval, miembro de la Academia de Medicina de París (1888) y uno de los fundadores de la Escuela de Electricidad de París en 1894, con otros grandes médicos, se unieron al Dr. Vigouroux. Este último participó activamente en la promoción de la electroterapia aplicada a la profesión médica.

A principios de 1900, los diversos procesos eléctricos se extendieron por toda Europa. Así, encontramos el uso de corrientes galvánicas durante la Primera Guerra Mundial. Los soldados neuróticos sufrían síntomas psicosomáticos que incluyen parálisis de las extremidades, temblores, ciática, postración, etc.

A los médicos militares se les ordenó utilizar esta nueva técnica de la que todo el mundo hablaba: la electroterapia. Los soldados que se negaban a recibir tratamiento se consideraban desertores. Por lo tanto, no tuvieron más remedio que soportar las insoportables descargas eléctricas de alta frecuencia que les impuso el Dr. Clovis Vincent. Este último usaba a los soldados como conejillos de indias. Sus métodos fueron muy controvertidos y el médico electricista Charles Chardin denunció esta barbarie tratando a estos médicos como «locos».

Hacia una nueva era

No fue hasta finales de la década de 1960 que se introdujo la electroestimulación en el mundo del deporte. La primera en darse cuenta de que la electricidad podía incrementar la masa muscular de sus deportistas fue la URSS. Más concretamente el Dr. Yakov Kotz, quien realizó sus primeras pruebas aplicándolas a los hombros de gimnastas.

Se realizaron pruebas con atletas de diferentes campos para los Juegos Olímpicos. (De 1971 a 1976). Como resultado, en Francia, la tecnología EMS estaba ganando una mala reputación y se presenta como «dopaje tecnológico». Esta técnica resurgió en 1986 gracias a la Federación Francesa de Atletismo, que se interesó por este tema.

A pesar de algunas reticencias, la electroestimulación se hicieron hueco a finales de la década de los 90, en los círculos médicos y deportivos contemporáneos. Las máquinas eran pesadas y voluminosas, quedando reservadas para su uso en el entorno profesional. Desde principios de la década de 2000, muchos dispositivos portátiles vieron la luz. Se puede ver a grandes atletas como Usain Bolt usando dispositivos de electroestimulación de forma regular. Muchos fisioterapeutas también tratan a sus pacientes con electroterapia.

En 2015, apareció una nueva forma de electroestimulación: la electroestimulación conectada. Es cuando, EMS y TENS están disponibles en un microdispositivo de uso realmente sencillo.

La eficacia de la estimulación eléctrica ya está probada. Desde su descubrimiento hasta hoy sus resultados no han dejado de sorprendernos. Sin embargo, como cualquier nueva tecnología, tomó mucho tiempo ser aceptada y reconocida.

¿Te ha sido útil este artículo?

¡Haz clic en una estrella para calificarlo!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

¡Por ahora no hay ningún voto! Sé el primero en calificar esta publicación.

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Runnium
Logo
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0